martes, 24 de marzo de 2009

EXTIMIDAD

Ya hay otra palabra por ahí, extimidad.

Hasta se merece un
reportaje.

"Hace siglos las emociones también se vivían de forma muy pública. En la sociedad medieval estaban las plañideras... Digamos que ha habido un paréntesis y ahora estamos en un momento de transición. La intimidad como se entendía en los siglos XIX y XX sigue existiendo, por supuesto, pero para un porcentaje creciente de gente ya no es la forma más importante de vivir su identidad. La extimidad le está haciendo a la intimidad algo parecido a lo que el teléfono móvil le ha hecho al fijo: siguen existiendo teléfonos fijos, siguen usándose, pero están empezando a dejar de ser el prototipo de teléfono".

3 comentarios:

Aura dijo...

Pero, ¿existen pruebas? :)

JON MIKEL ALTUNA dijo...

Sí, Aurita, nosotros somos la prueba. XXD

Estupor dijo...

Comparación acertadísima la del teléfono fijo con la intimidad. Ese teléfono sobre la mesilla, al lado del sofá, no está en peligro de extinción, pero su uso se limita a ciertas situaciones íntimas.