martes, 23 de febrero de 2010

En busca de un final lírico (184)

"Hay vidas que terminan sin dejar nada, ni destruido ni detenido, sin abrir ni congelar ningún desorden, mínimas obras de arte de orden en el gran desequilibrio humano".

Pequeño infierno turinés, de Guido Ceronetti.

"El arte está acabado desde que los artistas ya no tienen enfermedades venéreas".

2 comentarios:

JON MIKEL ALTUNA dijo...

Guido Ceronetti, Julio Cerón... Este diario lírico es para mí como una de esas habitaciones del trópico en las que no necesitas nada más que una cama, un ventilador en el techo y un escritorio frente a la ventana. Siempre es un gusto volver.

Nicho dijo...

¡Qué atento!
Igualmente, Jon.