lunes, 29 de marzo de 2010

En la plaza de mi pueblo bailábamos estas tristezas








Esta última es inconmensurable.

1 comentario:

PECE dijo...

Ese pueblo, ¡Grande!
;-)