viernes, 23 de marzo de 2012

En busca de un final lírico (227)

"El padre de Jed miró al viejo guapo silenciosamente un rato largo antes de dirigir la palabra a su hijo.

—Él tiene suerte… —dijo por fin—. Padece una enfermedad muy rara; una demelemeiosis, algo por el estilo. No sufre nada. Está agotado constantemente, se duerme a todas horas, incluso mientras come; cuando da un paseo, al cabo de pocos metros se sienta en un banco y se duerme allí mismo. Duerme un poco más cada día y al final no se despertará. Hay gente que tiene suerte hasta el final. —Se volvió hacia su hijo, le miró directamente a los ojos—. Me pareció mejor avisarte, y no me veía diciéndotelo por teléfono. He contactado con una organización en Suiza. He decidido que me apliquen la eutanasia."
Páginas 300-301 de la novela "El mapa y el territorio", premio Goncourt, de Michel Houellebecq, sobre la cual no sé qué pensar, salvo que no es para tanto.

No hay comentarios: