sábado, 20 de octubre de 2012

los bolardos nocturnos

 

los metales nocturnos brillaban un poco pardos
después de la retirada del manto del día
estaba en ese momento comiéndome unos anacardos
me había distraído considerablemente desde el mediodía 

todo lo que se me ocurría no pasaba de unos cardos
todo me picaba debajo de los leotardos
nunca supe de dónde venía la luz de aquellos leonardos
quizás de perdidos momentos intensos entre leopardos
 
¿de dónde brotaban, entonces, todos aquellos retardos? 

nunca lo sospeché, lo juro, simpaticardos, 

hasta que me topé con estos estupendos bolardos

 
Más (nada que ver con Mas)
 

1 comentario:

JON M ALTUNA dijo...

Digno de Leopard Cohen. ;)